Cosas que sabes y que no de las amatistas.

La amatista es una gema de origen magmático y una variedad macrocristalina del cuarzo. Su color será más rico en función de la cantidad de hierro que posea. A más hierro, más color.

Lo más habitual es encontrar la amatista tapizando el interior de ágatas en forma de geodas, a veces de enorme tamaño. También se pueden encontrar en forma de drusas (cristales que recubren la superficie de una piedra) o en filones, acompañada de otros minerales.

El nombre amatista viene del griego amethystos. Durante la Edad Media era muy rara y escasa lo que hacía que su precio fuera altísimo. La Iglesia cristiana la adoptó como símbolo de renuncia a los bienes materiales y como representación de la castidad. Después de la conquista de América se volvió más frecuente, ya que la mayoría de las amatistas proceden de Brasil.

Las amatistas de baja calidad tienen colores no uniformes con numerosas inclusiones o imperfecciones en su interior. Este tipo de amatista es el más usado en bisutería.

Las amatistas de gama media poseen un color más homogéneo, tienen algunas inclusiones y ya se pueden tallar para joyería.

Las amatistas de gama alta tienen colores muy saturados e intensos. Al observarlas de cerca se puede apreciar su brillo característico y que no poseen ventana, un término que explicaré más adelante. Las más valoradas son las amatistas siberianas de color violeta intenso con destellos rojos.

Si quieres saber algo más sobre las amatistas déjame un comentario aquí.

Deja un comentario